Cómo ser profesor de inglés para empresa

Muchos profesores de inglés se sienten muy intimidados a la hora de dar clase en una empresa, sobre todo si hablamos de una empresa muy especializada en campos determinados, como pueden ser el de la informática o las ventas. La mayoría de las veces, esto se debe a el pensamiento (incorrecto) de que el profesor tiene que ser profesor de informática o ventas, además de profesor de inglés. Pero hay una cosa que siempre hay que tener en cuenta: Las clases de inglés de empresa tienen como finalidad facilitar el aprendizaje del alumno en un entorno anglosajón.

Pero, entonces, ¿qué elementos cabe considerar si quieres ser profesor de inglés para una empresa? Aquí te damos unos consejos para que empieces con buen pie.

Los puntos que encontrarás a continuación no pretenden ser una lista cerrada y exhaustiva, pero te serán muy útiles para orientarte de cara a trabajar como profesor para una empresa. En Blue Parrot School estamos especializados en la formación para empresa y trabajamos día a día, mano a mano, con profesores que imparten sus clases para empresa de manera online o bien In-Company, por lo que conocemos bien las ventajas, las problemáticas y los desafíos que implica este tipo de formación tan apasionante y retadora.

¿Quieres saber más? Entonces, ¡sigue leyendo!:

 

1. Realizar un análisis de necesidades riguroso.

¿Cuál es el objetivo de realizar un análisis de necesidades o Need Analysis? Muy sencillo: saber realmente lo que necesita y quiere lograr el alumno, ya que estarás trabajando con adultos con un objetivo fijo en mente. Aquí, como siempre, lo más importante es que sea capaz de establecer, con su entorno de habla anglosajona, una comunicación clara, honesta y realista desde el principio. Normalmente esto se resume en hablar por teléfono de forma más fluida, escribir correos electrónicos con más coherencia, ser capaz de organizar y ejecutar una reunión, etc. Una cosa muy importante es que el profesor siempre tenga en cuenta que las necesidades de los alumnos pueden cambiar de un momento a otro con las necesidades del trabajo y hay que organizar las clases con esto en mente.

 

2. Aplicar la teoría a la práctica

Una parte muy importante del análisis de necesidades es saber en qué contextos el alumno necesita usar el inglés. ¿Por qué está aprendiendo inglés? ¿Con quiénes se comunican en su trabajo y de qué forma lo hacen? Alguien que está aprendiendo inglés para supervisar a su equipo y alguien que forma parte de un equipo virtual puede “en teoría” usar las mismas estructuras gramaticales para aprender, pero hay que tener en cuenta en todo momento que, a la hora de practicarlo, van a necesitar ejercicios diferentes.

 

3. Clases de empresa no debería significar aburrimiento

En lo que respecta a clases de empresa, lo más importante es no olvidar en qué empresa estás dando la formación. Todo lo que hagas debe estar en armonía y consonancia con la empresa receptora de la formación. Esto afecta a lo que dices (las temáticas que tratas), a cómo te comportas (siempre sin desdeñar tu personalidad propia y tu «toque personal»), incluso a la vestimenta con la que acudes a dar las clases. También se espera que el profesor sea muy puntual, profesional y competente. Sin embargo, esto no significa que las clases tengan que ser aburridas ni mucho menos. La obligación del profesor es de motivar a los alumnos. Es crucial que hayan momentos de temas de conversación en los que todos los alumnos puedan dar su opinión.

 

4. Eres el nexo entre la empresa y la escuela

Normalmente, las empresas trabajan no con profesores particulares sino con escuelas de idiomas. Esto es debido, y aplica especialmente a las empresas grandes, a que manejan un número tan elevado de alumnos a formar que necesitan tener la seguridad de que hay una gestión centralizada de las clases, en cuanto a la metodología, el material formativo, el estilo de las clases o la facturación, por poner sólo unos pocos ejemplos.

Eso significa que la empresa a la que das formación espera cosas concretas no sólo esperan cosas concretas no sólo de tu desempeño particular como profesor sino también de la escuela con la que trabajan.

Tu misión será lograr esa sinergia o punto de equilibrio como profesor, en cuanto a nexo entre la escuela y la empresa.

 

5. Mejor prevenir que curar

Las empresas van a tener expectativas altas y, por otro lado, el profesor tiene que saber desde el primer día que en más de una ocasión algún alumno tendrá que salir o cancelar la clase por un imprevisto, porque la prioridad es el trabajo. Esto puede resultar muy frustante, pero forma parte del trabajo. Por ello, el profesor necesita una metodología flexible. En algunos casos, las empresas pueden preferir que las clases sean antes o después de las jornadas de sus empleados esto puede significar dar clase a las 8:00 o a las 20:00. Habrá que tener todo en cuenta para estar «on the top of it» en todo momento en cuanto a entender el estado de ánimo y las energías de los alumnos a los que vas a formar.

 

6. Elige los ejercicios con cabeza

En unas clases estándar, se espera que el profesor se encargue de traer los ejercicios y material para la clase. En las clases de empresa esto es lo mismo, pero en este caso es esencial que todas estas actividades sean “auténticas” respecto a las necesidades de los estudiantes. Por eso, una buena práctica podría ser, por ejemplo, hacer una síntesis de un libro de texto junto a hojas de ejercicios personalizados para cada clase. Dichos ejercicios pueden ser hablar de cómo planificar un proyecto, escribir un correo, etc.

Dar clases de inglés para empresas puede ser una auténtica pesadilla o una experiencia interesante y gratificante, todo depende de la preparación y la disposición del profesor, así como, por supuesto, del background y la metodología que ofrezca la escuela para la que trabaje. Hay que ser polifacético y, sobre todo, profesional en todo momento.

***

¿Qué te han parecido estos consejos? ¿Eres profesor de empresa y tienes algún otro consejo que añadir a la lista? ¿Tienes alguna duda? ¡Déjanos un comentario!

Si quieres trabajar como profesor de empresa, en Blue Parrot School encontrarás el ecosistema perfecto. Somos una escuela de idiomas en crecimiento y contamos con clases de empresa y cursos de idiomas especializados para empresa en inglés, francés, alemán, chino… Trabajamos con las mejores empresas nacionales en cursos de muy diferente tipología. Cursos regulares, intensivos, conversación, workshops… ¡Trabaja con nosotros y da el impulso que impulso a tu carrera profesional!


¡Quiero saber más!

No Comments

Give a comment